La inexistente clase media

Apoyaron su proyecto político, ayudaron a diseminar sus ideas y la ola de la transformación, y ahora la clase media está fuera de los planes y hasta el discurso de la 4T. (Texto base del podcast del 03.06.2020) Y acá seguimos, agazapados tras la pantalla del móvil, fugándonos de eso que no sabemos aún de qué se tratará. Lo que ya sabemos, es que el monstruo se apellida Crisis, pero no sabemos si se llamará Interminable, Crudísima, Esperada, Pasajera, Inventada, Desastrosa, pues sólo nos hablan de porcentajes, de trimestres, de índices, y niveles de desempleo, “Uy, pobre gente que vive al día”, piensas, hasta que te llega el mail del cliente, la llamada del área de “capital humano” de tu trabajo, el whats de tu amigo de toda la vida, y las malas noticias empiezan a llenar el display de imágenes que todos los días enciende tu mente, ese en dónde hasta hace poco solías poner “si quieres, puedes” o “nunca un día fue tan blanco para que lo pintes del color que quieras”. De pronto desde afuera se está pintando de gris, de un color nube de lluvia, y estás esperando que surja el rayo y lo ilumine todo. Esa era la luz al final de este túnel. El trueno irrumpe y lo confirma: recibamos a la Nueva Normalidad, o la nueva y bonita forma de decir “Esto es lo que hay o lo que quedó”.


Hace unos días, el INEGI reportó la peor caída del Índice de Confianza del Consumidor en los casi 20 años que se hace este estudio en México. Una encuesta que mide la percepción de la ciudadanía con respecto a temas de su economía personal, proyectados al futuro más próximo. En síntesis: las y los consumidores mexicanos estamos más pesimistas que nunca, Y no, no son datos ni cuchareados, ni hay curvas por aplanar, ni semáforos. Hay un Estado Nacional de Ánimo maltrecho, o quizás un panorama de datos amenazadores. Al final, dicen que los pesimistas eran optimistas, hasta que los informaron bien.


Ángel y lluvia by @hllerena

<